domingo, 15 de marzo de 2009


Empecé muy bien en mi trabajo de vendedor, pero fue pura suerte de principiante, ahora ya no he vendido nada y aunque me pagan los gastos termino gastando mas de lo que gano.
Con el sol tan asesino que hay ahora, el tener que andar en los ranchos es agotador, llevo sombrero pero aun así siento el rigor, me estoy poniendo negro. Me ha tocado ver la miseria y la desolación en que está la gente en el campo, da rabia ver tanta pobreza
y no poder hacer casi nada.

8 comentarios:

Descarrilada dijo...

No aguantas nada, los trabajos no son pura diversión, son latosos, por eso se llaman trabajos.

disque dijo...

Pero no renuncies hasta tener otro trabajo, ahora está algo difícil conseguir uno.

SEÑORITA ECHAGARAY. CON "A", NO CON "E" dijo...

si le sirve de consuelo, yo renuncie a mi chamba

Lilo dijo...

Es que con esta crisis ya nadie quiere deudas ni gastos excesivos x.x...

Perooooo hechale ganas algo tendrá que salir¡¡¡

Un abrazo¡

Metal¡

Ro dijo...

Pues si no te gusta déjalo, ya saldra algo mejor.

Choms dijo...

A mi tambien me toca luego andar por lugares medio olvidados, y si, en verdad se siente triste ver tal desigualdad en este país.

**Lucerita-Asíntota** dijo...

T-T
Es triste llegar a los lugases olvidados del mapa, ya me tocó ir a uno en las campañas de vacunación
Saludos!

BETTINA PERRONI dijo...

Con solo tener en conciencia la pobreza que existe, haces mucho.

Significa que te importa, que te preocupa... a pesar de lo pesado que pueda ser tu trabajo.

Yo, soy de las que apoya el cambio, si no te gusta, busca algo mejor... aùn en medio de crisis hay oportunidades que muchos no ven... bùscala y que venga una nueva aventura :)

Saluditos y gracias por tu visita

 
Blogalaxia